top of page

De erotismo y música ligera

La estrecha relación entre el placer y las canciones.

Quienes tenemos esa hermosa posibilidad, percibimos el mundo a través de los cinco sentidos, esas ventanas que nos muestran las diferentes aristas de una experiencia.


Y por lo general cuando se relaciona lo sensorial con la sexualidad, existe una preponderancia hacia vista y el tacto, más no podemos olvidarnos de la audición, pues el oído es un sentido receptor importante para cultivar el erotismo, porque una voz profunda, gemidos agudos, o una conversación interesante pueden desencadenar un voluptuoso disfrute. Y por supuesto, tenemos que hablar de la música que es un poderoso estimulante para el deseo y la excitación, esta combinación de arte y éxtasis genera dopamina y produce un placer similar a cuando comemos algo rico o tenemos buen sexo.


Desde que tengo uso de razón soy melómana, y suelo disfrutar de las canciones cuando escribo, cuando me tomo un café o cuando se me alborota la nostalgia, y así como hay melodías para cuando estamos tristes, o para celebrar, también existen canciones para el erotismo y para propiciar un encuentro apasionado. Con la música se activan los dos hemisferios cerebrales, la parte racional por el lado del lenguaje y las letras, a su vez la parte emocional por el sistema límbico, pues nos conectan las historias que nos cuentan, o que relacionamos con situaciones propias, además nos contagian los ritmos que identificamos como pegajosos.


De acuerdo a estudios realizados, cuando escuchas música te relajas y mejora tu estado de ánimo, lo cual es perfecto para estar en sintonía antes, durante y después de un encuentro sexual pues dejas de preocuparte por el rendimiento o las expectativas y te centras en las sensaciones que van acompañadas de una buena banda sonora.


Dependiendo del género musical se producen diferentes estímulos en nuestro cerebro, por ejemplo, el heavy metal se relaciona con el sexo duro, en cambio el blues o el jazz son para situaciones progresivas y sensuales, las canciones pop para algo ligero y divertido.


Se dice que por allá en las épocas de las cavernas, los primeros sonidos musicales de los humanos se manifestaron con el objetivo de socializar y de buscar sexo, cosa que no es exclusiva de los ‘homo sapiens sapiens’ porque también lo hacen otras especies animales, como las aves que cantan para atraer a una pareja, o las gatas que producen un peculiar sonido para avisar que están en celo. La música es un gran estimulante de la creatividad, por eso armar un playlist erótico es un excelente plan para realizar con la pareja o crush. Mi humilde recomendación es que mezclen diferentes géneros y sonidos de acuerdo a los momentos, para cuando quieran algo más tierno o más rudo, o que puedan experimentar desde la fase de seducción, pasando por el deseo, excitación, orgasmo y hasta incluir el arrunchis.


Como todo es relativo, lo que a mí me parece erótico quizá a otra persona no, por mi parte yo prefiero más lo sensual que lo explicito, en fin, hay tantas preferencias como colores. Y para que tu lista musical te encienda y sea todo un éxito, la clave estará en la personalización, que te conozcas y conozcas los gustos de tu pareja sexual. Antes de despedirme aprovecho para dejarles un regalito a todas las personas melómanas y sibaritas sexuales que ahora leen esto, un playlist ecléctico que nos llevará a viajar por varios planetas musicales, con temas de hoy y de antaño, pero cuyo punto en común es el universo del erotismo.


Valeria DeBotas


📕Si deseas seguir aprendiendo de sexualidad y crecer a nivel erótico adquiere mi libro Sexpodérate


Conoce nuestros cursos online de Sexualidad, hazlos a tu ritmo. Toda la información aquí


Valeria cuadrado.jpg

Hola, ¡gracias por leerme!

Si deseas conversar conmigo o sugerir más temas para el blog, escríbeme en mi cuenta de Instagram

Recibe todas
las entradas.

¡Gracias por tu mensaje!

  • Instagram
  • Facebook
  • Twitter
  • Spotify
  • Spotify
bottom of page