top of page

Dopamina

Relato con tintes eróticos...

Y después de muchos años nos tomamos un café para ponernos al día, sin pensar que luego de aquel encuentro y de aquella conversación, se despertarían calurosas emociones que el paso del tiempo solo había ocultado en apariencia.


Aunque habíamos cambiado y nuestras vidas transitaban por aceras distintas, el gusto y el deseo se mantenían, pues sabiamente se añejó como quien guarda un buen vino y espera el momento oportuno para degustarlo.


Nuestros labios se juntaron solo para confirmar las sospechas mutuas, los besos seguían siendo dulces, deliciosos y explosivos, lo que más adelante impulsó aquellas ganas de embriagarnos de placer, de probar de nuevo el cuerpo del otro.


Nos dejamos llevar en un río de caricias alebrestadas, mientras iba cayendo el sol y llegaba el atardecer como testigo de aquel momento furtivo de dos extraños que alguna vez fueron amantes, y que después de mucho tiempo se volvieron a encontrar, amantes que experimentaban una especie de libertad de sus vidas actuales, y gemían en completa desnudez, soltando el cuerpo, la mente, los compromisos y las expectativas.


Aprovechando todos los segundos, los minutos y las horas que como gotas de rocío se evaporan rápidamente, le robamos tiempo a la transitoriedad y a la cotidianidad, viviendo en la erótica incertidumbre de quién sabe cuándo nos volveríamos a fusionar.


Valeria DeBotas


📕Si deseas seguir aprendiendo de sexualidad y crecer a nivel erótico adquiere mi libro Sexpodérate

Valeria cuadrado.jpg

Hola, ¡gracias por leerme!

Si deseas conversar conmigo o sugerir más temas para el blog, escríbeme en mi cuenta de Instagram

Recibe todas
las entradas.

¡Gracias por tu mensaje!

  • Instagram
  • Facebook
  • Twitter
  • Spotify
  • Spotify
bottom of page